lunes, 27 de octubre de 2014

LA GENTE BELLA

“Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido el sufrimiento, conocido la lucha, conocido la pérdida, y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una compresión de la vida que las llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada”.
Elisabeth Kübler-Ross

lunes, 20 de octubre de 2014

LA VOLUNTAD DE MEDITAR

Es una experiencia sencilla que nos permite vivir cada instante como si fuera eterno mientras paseamos o respiramos conscientemente.
Meditar no solo consiste en sentarse en la postura del loto con una barrita de incienso en una habitación silenciosa. Hay otro tipo de meditaciones que podemos practicar.
Meditar es un estado de nuestra atención. Ser conscientes de la inspiración y la espiración ya es meditar.
Al cabo de un rato, quizá veremos cómo más allá de los colores, de los olores, del paisaje, hay algo más grande, algo que no puede ser comprendido y de lo que formamos parte. A veces la mente saboreará nuestras intenciones de meditar, y ahí entra en juego “la voluntad”.
Gaspar Hernandez

lunes, 13 de octubre de 2014

ACARICIAR EL ALMA DEL CUERPO

Las caricias son como el sueño: tienen el poder de reconstituirnos, con la diferencia de que estamos plenamente despiertos. Las manos trasmiten afecto y amor con más elocuencia que las palabras, mientras la piel agradece ese bálsamo venido del cosmos. Vivir es algo que siempre se hace a flor de piel. Es la piel la que se roza con el mundo, la que lo descifra y se lo cuenta al resto de lo que somos. Vivir es poner la piel en juego, pensar con la piel. Pero es un misterio y a la vez un instrumento de alta precisión emocional, necesita, para cumplir bien su labor, cargarse periódicamente de energía, recuperarse del desgaste de la vida cotidiana. Es entonces cuando acariciar adquiere su pleno sentido: la caricia relaja, limpia, llena los depósitos del alma, ilumina, humaniza. Cuando acariciamos o somos acariciados estamos reivindicando la piel como centro de la existencia, como lo más bello y profundo de la existencia.
Jesús Aguado

sábado, 4 de octubre de 2014

¿ADONDE SE HA IDO TODO EL TIEMPO?

Hemos conquistado el espacio. Hemos creado armas nucleares. Tenemos una explosión de consumismo. Sin embargo, nada de esto basta. Continuamos obsesionados con el “crecimiento económico” y con el materialismo, hacia el que se orientan todas nuestras energías, nuestro pensamiento y nuestras investigaciones.
Los países industrializados necesitan liberarse de esta obsesión. Debemos compartir lo que tenemos de una forma más equitativa. En lugar de dedicar nuestro tiempo a temas económicos, podemos emplearlo en construir la paz del mundo, la paz interior y la paz ecológica. La pregunta es: ¿Cuándo lo hacemos? No tenemos tiempo. Todos nos va en actividades materialistas. ¿Por qué estamos tan ocupados? Hace siglos, cuando en el mundo había menos crecimiento económico, menos progresos materiales, las personas tenían tiempo para construir magníficas iglesias y catedrales en las ciudades de Europa. ¿De dónde sacaban el tiempo y la paciencia para construirlas?
Ahora queremos edificios prefabricados.
¿Adónde se ha ido todo el tiempo?
Satish Kumar (Tierra, alma y sociedad)

martes, 30 de septiembre de 2014

MIRAR CON BUENOS OJOS

Se puede mejorar la manera en que contemplamos el mundo y a los demás.
Ramón de Campoamor lo explicó como pocos en sus versos “Nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.
Es importante mirar bien para comprender la realidad, Si miramos mal, siempre nos engañará la vista o recibiremos una falsa información. Y para mirar bien hay que hacerlo con intención, atención y comprensión del otro.
Intentar ver lo bueno en los demás es captar con la vista lo positivo, observar y resaltar las cualidades más que los defectos y transmitir buenos sentimientos.
Dr Pablo Sanz (medico naturista)

lunes, 22 de septiembre de 2014

PONER LOS CINCO SENTIDOS

Estamos acostumbrados a hacer dos y más cosas a la vez -es más, admiramos a quienes pueden hacer muchas cosas simultáneamente-. Y a menudo nuestra mente sigue dándole vueltas a una ocupación anterior cuando de hecho nuestra actividad ya ha cambiado. Aspiramos a ganar tiempo, en una agenda frenética para aprovechar al máximo nuestra vida, o al meno eso creemos.
Porque lo que quizá no advertimos -y es natural, ¡estamos demasiado ocupados haciendo tantas cosas!- es que haciendo demasiadas cosas, en realidad, no hacemos nada. No vivimos nada de lo que hacemos, no experimentamos lo que es hacer una sola cosa. Saboreándola, sacàndole todo su jugo.
En definitiva, se trata de hacer las cosas con conciencia porque así en realidad lo que estamos haciendo es querernos un poco más a nosotros mismos.

martes, 9 de septiembre de 2014

UNA CAPACIDAD LATENTE

Hay personas que huyen de su silencio para no oír lo que no les gusta de sí mismas. Sin embargo, quien se da la oportunidad de observar lo que se dice así mismo puede entender cómo eso afecta a su forma de comportarse y de actuar en la vida.
Al atravesar esta primera fase se puede comenzar a reconocer lo que se piensa sin tener que luchar contra ello. Se empieza a descubrir entonces un espacio que lleva no solo a conocerse mejor, sino a estar más en uno mismo.
Se accede así a lo más puro de la esencia humana y al poder de reconciliarse con uno mismo y con el entorno. Las relaciones y las actividades cotidianas se tornan más fáciles y fluidas.
El silencio requiere una actitud de recogimiento interior que puede practicarse en los actos cotidianos. Ahí es donde realmente podemos hallar los silencios más valiosos, los descansos y las respuestas más sorprendentes.
Cristina Martínez Gómez (psicóloga)

viernes, 22 de agosto de 2014

DEL TENER AL SER

Uno de los grandes obstáculos que en el mundo actual impiden disfrutar de las cosas más simples es que se ha cimentado la felicidad en el “tener” en lugar de en el “ser”. Creemos necesitar mucho más de lo que realmente se precisa. Nuestra cultura asocia el éxito a un estatus, a unos logros materiales y a un reconocimiento que llevan fácilmente a la comparación y al sufrimiento. Si se tienen familiares, amigos o vecinos que han logrado esto o lo otro, se persigue algo parecido.
Y, si no se logra. Llega la frustración.
Esto explica que, a pesar de que nunca antes en la historia habíamos atesorado tanta riqueza material, tampoco habíamos llegado a grados tan altos de insatisfacción personal. Los niveles de ansiedad y estrés que se dan en la sociedad de hoy evidencia que algo falla en nuestro intento de ser felices. Todo apunta a que buscamos la felicidad en el lugar equivocado.
Mercedes de la rosa (profesora de yoga).

martes, 10 de junio de 2014

EL PASADO, ANCLA O RIQUEZA

Hay personas que viven la vida mirando siempre atrás, otras que miran hacia delante y otras que miran hacia el suelo. Hay personas que deciden volver a empezar, y eso está muy bien, pero no se puede empezar de cero: es un gran engaño.
De cero no se empieza. Pues te guste o no empezaste cuando naciste, y de eso, a no ser que me estés leyendo con tres meses de vida, ya hace demasiado tiempo.
El pasado puede ser una carga imposible de sobrellevar si lo tomas como el saco donde tiras todo aquello que no te gusta de ti o los acontecimientos de los que no estás satisfecho. Recuerda que en los sacos y en los trasteros dejamos todo aquello que nos estorba y nos molesta.
Recicla tu pasado: que no sea nunca el baúl desastre. Reconciliarte con él y convierte tu pasado en un tesoro de experiencias con conclusiones diferentes. Convierte tu pasado en tu apasionante historia. Llena de alegrías, de tristezas, de aventuras más o menos afortunadas, de carreras y de huidas, de amores y desamores... Haz de tu pasado un libro que explique con comprensión, con delicadeza y con amor la historia de una gran persona: tú.


jueves, 29 de mayo de 2014

CONFIANZA AL ACTUAR

Una valoración positiva construida desde el concepto que tenemos de nosotros y que nos lleva a actuar con confianza. Eso es la autoestima. Proponerse metas imposibles u obviar la perseverancia sustituyéndola por una especie de “fe en que podemos”. Ademas es  aceptarse incondicionalmente, afrontar las limitaciones y disfrutar de lo conseguido. Consiste en descubrir las cualidades positivas y aceptar los defectos, sentirse seguros con los demás y apreciar la existencia de personas que nos quieren y valoran.
Una buena autoestima nos lleva a actuar individual y correlativamente, disfrutando de nuestra actitud positiva, pero siendo capaces de tolerar la frustración si no conseguimos los resultados deseados. Es más feliz y tiene más éxito personal y social el que cree en sus capacidades, incluso aunque tenga menos habilidades que el que afronta las situaciones sin fe en sí mismo. Implica buscar logros poniendo los recurso necesarios, formándonos y esforzándonos sin dejar de querernos cuando no alcanzamos el objetivo. Pues fracasar también es una experiencia necesaria para conocer las limitaciones o para aprender a levantarse de nuevo.
José Ángel Paniego y Beatriz Gómez