lunes, 13 de julio de 2015

LA SOLEDAD VACÍA

¿Que diría hoy Anthony Storr, cuando tanta gente establece vínculos a través de todo tipo de redes sociales, multiplica sus relaciones a golpe de clic y expone sus intimidades sin que parezca conveniente guardar algo para la maduración interior? ¿Qué diría de un tiempo en el que la distinción entre estar solo y acompañado se ha vuelto borrosa porque los artilugios nos dejan a disposición permanente de los demás? Vería en ellos seguramente una muestra más de la condición contradictoria del ser humano: un ser único del nacimiento a la muerte y con una capacidad enorme de comunicarse con los demás, pero no ilimitada, porque siempre queda un rescoldo intransferible, y por tanto un ser abocado a una soledad intima, aunque necesitado de compañía para “completarse”, para ser.
Es una contradicción insalvable por mucha tecnológica que pongamos en nuestra vida y por muchas relaciones que establezcamos: nunca llenaremos del todo la soledad existencial que nos caracteriza. De hecho, ese sentimiento de soledad parece haberse multiplicado en paralelo a las posibilidades de comunicación, como si esa capacidad en aumento -que lleva a extender nuestra presencia, aunque sea virtual, a todo el planeta- en vez de redundar en más y mejores relaciones ahondara en el aislamiento.
Ese sentimiento creciente de soledad en medio de la riqueza comunicativa proviene de unas carencias que no se sabe cómo llenar. Es una soledad vacía y por tanto “temida”.
Paco Valero

domingo, 21 de junio de 2015

PROGRESO MATERIAL

El materialismo desenfrenado de nuestras sociedades representan una amenaza para nuestro bienestar psíquico. De la misma manera que existe la contaminación del aire, del agua y de los alimentos que alteran nuestro bienestar físico, también existen contaminaciones sociales que perturban nuestra vida mental.
El materialismo puede definirse así: 1) la posesión, el poder y el estatus social representan los valores más importantes; 2) se valora el tener en lugar del ser, el hacer en lugar del vivir, el mostrar en lugar del saborear; 3) se presenta el consumo como la solución a nuestras necesidades y tensiones.
Luchamos para proteger la vida salvaje, la fauna, la flora... ¿No deberíamos hacer lo mismo por nuestra vida interior? También corre un grave peligro.
Cristophe André

miércoles, 3 de junio de 2015

NATURALEZA DENTRO DE TI

Nos gusta contemplar la belleza del firmamento o en las hojas temblorosas de las copas de los árboles pero cuesta detenerse a contemplarla en le propio cuerpo, acaso porque hay cosas en él, sensaciones o emociones, que no se desean ver o afrontar.
Una mayor conexión con el cuerpo enseña el camino para hacerlo y nos recuerda que la naturaleza también late en nuestro interior.
El cuerpo es la naturaleza que tenemos más a mano. Está ahí, cada minuto y cada segundo de nuestra vida, ofreciéndonos su sabiduría e interiorizando incluso lo que la mente no es capaz de comprender. Pero con frecuencia solo nos acordamos de él cuando algo duele o una analítica dispara las alarmas.
Como en cualquier ecosistema todo en él se halla en busca del equilibrio. No es necesario esperar a que que tense para empezar a escucharlo y aprender de los mensajes. A todas horas el cuerpo no dice qué le sienta bien y qué le sienta mal. Prestarle atención es dar un primer paso para cuidarse y sentirse mejor. También se puede dedicar un tiempo al día a habilitarlo conscientemente y dejarse mecer por sus sensaciones, agradeciéndole su labor y que por unos momentos nos permita dejar de hacer para simplemente ser.
Mayra Paterson

jueves, 14 de mayo de 2015

COMBUSTIBLE PARA LA VIDA

Incluso la soledad impuesta por acontecimientos externos puede ser un trampolín para hallar una salida y elevarnos más allá del presente. Es muchas veces la mejor manera de defenderse y protegerse, como en el duelo, dice Boreau, aunque hoy se aconseje a los que pasan por ese difícil trance que mantengan su actividad, que no paren ni se queden solos, cuando tal vez sería mejor asumirla y adaptarse a ella. La soledad, en ese sentido, según, la psicóloga Ester Cuchholz, es un medio imprescindible para regular y ajustar nuestras vidas y un medio para comprender las necesidades reales que tenemos y cómo satisfacerlas. El tiempo que pasamos a solas, voluntaria y conscientemente, no es nunca un tiempo perdido, sino un alimento, es combustible para la vida.
Hay otras muchas facetas positivas de la soledad. Por ejemplo, un estudio realizado en la universidad norteamericana de Harvard comprobó que formamos los recuerdos más duraderos y precisos cuando estamos solos, porque fijamos más la atención y no funcionamos en modos “multitarea” como con otras personas. Y en otro estudios se halló que la soledad mejora la percepción de las cosas: afina nuestros sentidos.
Pero lo más importante, creo, es lo que dijo el gran humanista francés Michel de Montaigne: en ella encontramos esa “trastienda nuestra” donde fijar nuestra verdadera libertad y donde vivir para nosotros mismos. Solo así, dueños de nosotros mismos. Podemos luego salir plenamente al encuentro de los demás. Solo así podemos evitar caer en la peor forma de soledad: el descontento con uno mismo y la incapacidad de disfrutar de la vida
Paco Valero

jueves, 30 de abril de 2015

EL PUNTO MEDIO

Cuanto más se escucha lo que dicen los expertos y los estudios sobre cómo cuidarse, cómo ser más saludable, más fácil es ver de que siempre hay unas constantes: hacer ejercicio, pero sin pasarse, y saber también cultivar la quietud, comer con moderación, beber con todavía más moderación, dormir bien (aunque no todo el día), reducir el estrés y aprender a mantener la calma cuando las aguas están agitadas, cuidar las relaciones con los demás y saber estar solo... Parece que siempre tiende todo hacia el punto medio. Sentido común, dirán algunos, aunque tan poco común parezca a veces.

viernes, 17 de abril de 2015

CONTROL, CELOS Y WASAPS

Tecleamos unas palabras en la pantalla de nuestro móvil y, en unos segundos, una persona las puede leer aunque esté muy lejos. Pero esta facilidad para comunicarnos trae consigo un peligro, el de querer respuestas inmediatas, y si no nos llegan, imaginar los más oscuros motivos.
Hay que saber que nuestra pareja no tiene por qué contestarnos de inmediato. Quizá tiene otras prioridades en aquel momento y eso no significa que nosotros pasemos a ser secundarios ni mucho menos que ya no nos quiera. Quizá sería recomendable ver estos mensajes como antes veíamos los SMS (que ahora nos parecen prehistóricos. Un mensaje que el otro respondía cuando podía. No tenía por qué contestar al instante y tampoco se terminaba el mundo si no lo hacia. Lo mismo que pasaba con las cartas en un pasado que también parece remoto: no ocurría nada si tardaba uno días o incluso semanas en llegar a casa. !Qué tiempos aquellos¡ La diferencia es que con WhatsApp puede aparecer”la carta” en cualquier momento inesperado, con lo cual nos pasamos el día consultando ansiosamente el teléfono, a ver si por fin llega la felicidad.
Gaspar Hernández

lunes, 6 de abril de 2015

LA CAPACIDAD DE FLUIR

Estar disponible y vivo significa fluir con lo que viene. Esto nos lleva a tener otra percepción del tiempo, a olvidarnos del yo y a experimentar una felicidad mucho más profunda que la simple obtención del placer-como por ejemplo el que brindan la comida o el sexo.
Para que podamos fluir es necesario que haya un equilibrio entre nuestras habilidades y los desafíos a que nos enfrentamos. Es decir, ni tareas demasiado fáciles, que llevan a aburrimiento, ni tareas demasiado complicadas, que provocan estrés.
Si concentramos nuestra energía y atención en planes y objetivos que elegimos y sentimos que vale la pena realizar, llegaremos a disfrutar mucho más de cada momento con lo que hacemos. Se trata, por tanto, de entrenarse a fluir no solo en lo que nos gusta sino también en lo cotidiano y rutinario. “No solo tienes que soportar lo que es necesario, sino que lo has de amar”, manifestó Friedrich Nietzsche.
Cristina Martínez Gómez (psicóloga)

domingo, 22 de marzo de 2015

COMO ACEPTAR LA INCERTIDUMBRE

Y es que al no luchar contra la incertidumbre se pueden percibir mejor sus tesoros escondidos, como la libertad para experimentar y crear algo nuevo. La seguridad proporciona ciertamente comodidad, pero no lleva tanto aprendizaje, puede adolecer de intensidad y generar aburrimiento. En contraste, la incertidumbre puede suministrar un suelo muy fértil donde el alma crezca y evolucione.
A veces la vida plantea retos que traen lecciones ocultas que se saborean mucho después. Ayuda preguntase: ¿Qué puede aprender de este momento? ¿Qué he ganado que no sé apreciar? ¿Qué se está abriendo ante mí que todavía no sé ver?
Por la vulnerabilidad que despierta, invita a una nueva forma de conexión con uno mismo y con la vida. Una conexión más auténtica y en consonancia con lo que se es, más allá de etiquetas y apariencias,que invita a la humildad. Desde este nuevo lugar, las relaciones con los demás se transforman. Se descubren nuevos recursos dentro de uno mismo. La infelicidad no es imprescindible,pero puede propiciar un renacimiento. El caos es una buena nueva si se aprende a contemplarlo con menos miedo y más curiosidad. La curiosidad del héroe que se aventura en mares desconocidos para descubrir nuevas tierras dentro y fuera de sí mismo.
Silva Díez

lunes, 9 de marzo de 2015

EL VALOR DE SER UNO MISMO

Carl G. Jung dijo en una ocasión que nos pasamos la primera parte de la vida intentando agradar a los demás y la segunda intentando agradarnos a nosotros mismos. La afirmación de ese psiquiatra y psicólogo suizo encierra mucha fuerza puesto que pocas cosas causan tanto sufrimiento como desear ser aquello que no somos. Algunas personas sienten rabia al darse cuenta de cómo generan su propio malestar con algo tan sencillo como no estar bien en su propia piel. Querer a toda costa ser como otra persona para sentirse querido tal vez sea la más terrible de las soluciones.
En esta época de teléfonos móviles se dice que existen dos tipos de personas: iPhone y las personas Samsung. Nada es más doloroso que siendo un iPhone, querer ser un Samsung o al revés. El quid de la cuestión radica en ser capaces de vivir nuestra propia vida más allá de las modas o las convenciones. Se trata de un gran reto. Ser uno mismo para disfrutar de la vida es cuestión que requiere valor, porque el héroe es el que descubre su mundo y se entrega a él con corazón.
Victor Amat (psicólogo)

jueves, 26 de febrero de 2015

AGRADECIMIENTO POR LA VIDA

Eckhart Tolle sufrió una depresión que le obligó a trabajarse interiormente y se dio cuenta de la importancia de tomar conciencia de cada momento para no perderse en pensamientos que desvían de la realidad y que provocan sufrimiento. Lo mismo postula Jon Kabat-Zinn, quien ha desarrollado técnicas de mindfulness o atención plena para superar el estrés o abordar con serenidad las situaciones difíciles de la vida. Se trata, en definitiva, de entrenar la mente para que aprenda a estar presente, porque es así como se descubre que en cada vivencia se oculta el misterio de la vida en toda su grandeza, y hasta en lo más aparentemente insignificante se encuentra sentido y un motivo para sentirse agradecido.
Mercedes de la Rosa (profesora de yoga)